Posteado por: sontushuellaselcamino | 16 diciembre, 2018

Montevideo y Colonia

9 a 14 de Diciembre de 2018

Llegamos a Buenos Aires la misma noche que el River Plate gana la Copa Libertadores frente al Boca en Madrid…la ciudad colapsada y nosotros intentando buscar un transporte para salir del Aeroparque. Después de un par de horas de preguntar a los remises y hacer cola en los taxis, es nuestro turno y conseguimos llegar a la zona de Tigre casi a las tres de la mañana. Vicisitudes con final feliz como dice Gloria!

Tigre es una zona del norte de Buenos Aires, situada en el del delta del río Paraná. Es un barrio residencial precioso, con canales desde los que salen excursiones a islas y canales menores del delta, nos quedamos con ganas de más pero en la tarde sale nuestro ferry hacia Uruguay. Viajamos con la compañía Cacciola, por la mitad de precio que en el conocido Buquebús que sale de Puerto Madero. Y el recorrido al atardecer por el delta ha sido espectacular.

Al llegar a Carmelo nos recoge un bus que nos lleva a Montevideo, donde llegamos de noche y nos acomodamos en el Hotel Splendido, frente al céntrico Teatro Solís y con altos techos y una decoración que parece sacada de una película de Almodóvar.

Durante los dos días que hemos estado en Montevideo hemos recorrido la ciudad, desde la zona antigua hasta el parque Rodó y la playa, bordeando la Rambla y callejeando entre edificios coloniales. El primer día con paraguas bajo la lluvia…

…y el segundo buscando la sombra.

Desde Montevideo es un paseo ir a Colonia de Sacramento, sólo un par de horas en bus. Es una ciudad colonial también a orillas del río de la Plata que entre los siglos XVII y XVIII fue invadida hasta siete veces, pasando de manos españolas a manos portuguesas sucesivamente. Y merece la pena visitar este legado histórico y arquitectónico declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Incluso aunque esté cayendo una buena tormenta como la que nos pilló nada más llegar a la termimal!

Sí, hacemos un poco de tiempo para que pare, y aprovechamos un par de horas de calma para disfrutar del casco antiguo.

Hoy nos hemos dado un pequeño lujo pues es el último día que viajamos con los abuelos que regresan a casa, y nuestro apartamento está en un hotel con spa que ha sido un plan perfecto para la tarde de lluvia!

A la mañana siguiente ha parado la lluvia y acompañamos a los abuelos a la terminal fluvial. Nos ha encantado compartir esta parte del viaje con ellos!

Después caminamos de nuevo por la ciudad antigua para exprimir la visita un poquito más, ahora con sol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: